Comisiones Obreras de La Rioja

jueves 29 de diciembre de 2016

La solidaridad no es delito

La Plataforma Refugiados Bienvenidos convoca una concentración de apoyo a Mikel Zuloaga y Begoña Huarte, personas detenidas por trasladar solidariamentea personas refugiadas desde Grecia y a su vez, de denuncia de las políticas y actuaciones de los gobiernos europeos que obligan a los refugiados a seguir en pésimas condiciones de vida.

Concentración de apoyo

Concentración de apoyo

  
La Plataforma Refugiados Bienvenidos convoca una concentración de apoyo a Mikel Zuloaga y Begoña Huarte, personas detenidas por trasladar solidariamente
a personas refugiadas desde Grecia y a su vez, de denuncia de las políticas y actuaciones de los gobiernos europeos que obligan a los refugiados a seguir en pésimas condiciones de vida.
La concentración tendrá lugar el viernes 30, a las 20h frente a Delegación de Gobierno en Logroño.
 
La llamada "crisis de los refugiados" ha generado, en efecto, una inmensa ola de solidaridad de la ciudadanía hacia las personas obligadas a huir de la guerra, la persecución, la miseria y el terror. Como en otros lugares, la frustración se ha ido extendiendo entre nosotros ante el incumplimiento de los compromisos adquiridos por la Unión y por los gobiernos europeos en materia de asilo. La población de nuestro país ha manifestado, reiterada y generosamente, su voluntad de acogida, ayuda y asistencia, expresando, cada día de manera más intensa, su decepción profunda y su inquietud creciente ante la insuficiencia de la respuesta ofrecida por Europa a la hora de ofrecer digna y legal acogida a los solicitantes de asilo. Una respuesta que ignora las obligaciones que imponen el Convenio y el Protocolo de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados, En esta situación, proliferan las denuncias contra la lentitud y clamorosa insuficiencia de la reacción de quienes tienen la responsabilidad primera de tramitar los procedimientos de reasentamiento y reubicación de los solicitantes de protección internacional. La tibieza de la reacción no tiene paragón con la magnitud de la tragedia humanitaria. Lejos de evitar el terror y la miseria de los que huyen, la desesperante lentitud de los procedimientos y su limitada eficacia práctica no hacen sino aumentar el drama, forzando, en muchos casos, a los solicitantes de asilo a intentar rutas alternativas cada vez más peligrosas. 
Ante esta situación, los compañeros Mikel Zuloaga y Begoña Huarte, miembros de la Plataforma Ongi Etorri Errefuxiatuak, creada para facilitar ayuda a los refugiados en espera de acogida, en una acción de carácter solidario y de denuncia de las políticas migratorias, injustas e inhumanas, de la Unión Europea, fueron detenidos en el puerto de Igoumenitsa, cuando trataban de cruzar el mar adriático, trasladando en una auto caravana a ocho personas refugiadas, con el objeto de trasladarlas desde Grecia a Euskadi.
 
Esta acción una expresión de ese sentimiento generalizado de decepción, frustración e impotencia existente en el seno de la sociedad. Su iniciativa pretendía denunciar una situación inaceptable y, más allá de su ajuste a la normativa reguladora de la documentación necesaria para viajar, no guarda relación alguna con el tráfico de personas. Por ello la privación de libertad de estos cooperantes vascos aparece como carente de una justificación sólida.
Mientras los gobiernos sigan legalizando el horror, vulnerando los derechos humanos e incumpliendo su raquítico cupo de acogida, las organizaciones sociales, la ciudadanía, la gente de buena fe tenemos derecho a desobedecer trayendo a personas refugiadas y haciendo de Europa, tierra de acogida.
 

La solidaridad no es delito

jueves 29 de diciembre de 2016

Áreas temáticas relacionadas

Áreas - Acción sindical - Actualidad
Áreas - Institucional - Actualidad